La creencia en la carencia

Antes que nada voy a decirte una verdad que tal vez no te hayan dicho hasta ahora…

Tú has venido a este mundo A BRILLAR, a ser abundante, a ser amad@, a disfrutar de cada placer que nos ofrece la vida.

Esa es la única verdad.

Si, ya sé, tal vez no sea tu caso.. Por lo menos, de momento. La buena noticia es que eso puede cambiar.  Tal vez ya hayas oído esto, pero… si quieres cambiar lo que ves fuera, lo que experimentas, tus circunstancias, no vas a tener más remedio que cambiar tus pensamientos, o lo que es lo mismo, tus creencias sobre los temas importantes que te preocupan.

Si yo te preguntara qué opinas de Amancio Ortega o de Bill Gates, que me dirías? Es un extorsionador. Ha conseguido el dinero a base de que los demás sufran con jornadas de trabajo muy largas y poco sueldo.. Ha tenido solo suerte y lo ha sabido aprovechar.. Es muy listo y se aprovecha de los demás.. No sé, ¿qué más se te ocurre? Si tu opinión del dinero es que corrompe a quien lo tiene, te hace pobre de espíritu o te vuelve egoísta, ¿cómo quieres ser tu rico? Ésas son las creencias limitantes que te mantienen apartad@ del dinero. Esa es la vibración que atraes y lo que se manifiesta en tu vida.

¿Qué opinas ahora cuando ves una pareja casada de hace años? Seguro que se tiran de los pelos cuando se cierra la puerta.. o seguro que se llevan fatal pero se aguantan para no estar solos… En este punto, te preguntaría… ¿Cómo ves el amor? No me hace falta preguntarle a una pareja que le van bien las cosas y son felices que ven cuándo ven a una pareja feliz, porque seguramente me respondan, se les ve bien, compenetrados, felices… ¿Os habéis dado cuenta de la diferencia? Según tus creencias sobre el amor, experimentas una cosa u otra.

Lo que piensas se manifiesta

Cómo te decía, la buena noticia es que podemos cambiar nuestra “suerte”. Lo mejor de todo esto es que no busco convencerte de nada. Lo ideal es que te mantuvieras escéptic@ y decidieras probarlo por ti mism@. ¡¡No te olvides de contarme tus progresos!! Me encantará saber que lo has puesto en práctica, pero más aún que has conseguido resultados.

A continuación, os presentaré el diagrama de flujo de cómo se crea nuestra realidad:       

Como veis, se parte de los pensamientos. Lo que piensas, creas. Lo que sucede es lo siguiente: Si tu ves a Amancio Ortega en su yate y piensas, vaya corrupto, por ejemplo. Te crea una emoción digamos de asco y repugnancia y le criticas (acción). El resultado que ves es que el es rico y tu no. ¿Quién tiene una creencia limitante? ¿Tú o Amancio?

Ahora, sí piensas cuando lo ves en Yate: Wow, lo admiro. De la nada, ha construido un imperio, ha seguido su sueño y ha conseguido ser uno de los más ricos del mundo. Eso provocará un cambio de vibración en ti. Cada vez que bendigas a alguien con dinero, tu subconsciente asociará a tener dinero como algo positivo y eso es lo que atraerás. Al subconsciente le da igual si tienes dinero o no. Él no juzga eso. Él solo convierte en realidad tus pensamientos. Cuanto más maldigas y generes pensamientos de escasez y carencia, más aparecerá eso en tu vida.

Ten en cuenta que la palabra es el pensamiento hablado. Todo lo que dices, lo decretas. Así que bendice aquello que desees.

Antes de terminar, recordarte que en cada situación hay una parte positiva y otra negativa. En función, de donde enfoques tu atención, eso es lo que verás aumentado en tu vida. 

No vemos las cosas como son, las vemos tal como somos” Anaïs Nin

Acaban de pasar la navidades y comienza la “cuesta” de enero. Enfócate en toda la felicidad que regalaste y te regalaron y agradece tanta abundancia. Enfócate en lo que sí tienes y esa emoción de satisfacción y felicidad es la que potenciarás y la que sembrarás para recoger más adelante.

Las creencias solo se cambian con persuasión y repetición. Fijándote en la parte positiva que sí tiene lo que deseas. Cuanto más te enfoques y veas a tu alrededor la abundancia, más la atraerás a ti.

Y recuerda, la vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia. Así que no esperes a tener 1 millón de euros en el banco para sentirte abundante. Siéntete ya, abundante. De alguna forma u otra, lo eres. Elige enfocarte en la abundancia y el universo te devolverá la abundancia que ves. No esperes ver para creer.. CREE para VER.

Con gratitud,

Cristina Nadal

1 Comment

  1. Cristina, me encanta tu blog. Tiene mucho mérito todo lo que escribes y lo más importante de todo es que disfrutas haciéndolo y puedes ayudar a muchas personas a reflexionar y recapacitar.
    Felicidades!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido de esta Pagina Web está protegido