Me llamo Cristina Nadal y nací en Valencia, España. Sin embargo, vivo desde hace más de 8 años en Alemania, cerca de Tübingen, en la provincia de Baden-Württemberg, con mi marido (alemán) y mis 4 hijos.

¿Os habéis sentido alguna vez atraídos por lo desconocido, incluso misterioso? ¿Sí? Yo también. Muchas veces. Desde la adolescencia me interesaron los temas esotéricos. Esos temas tabús para muchos, por ser desconocidos y algo oscuros. No se puede probar científicamente, dicen muchos. Otros por miedo, los descartan de plano.

Empecé leyendo a Louise Hay, Deepak Chopra y Eckart Tolle. Seguí con Neale Donald Walsch y Brian Weiss. Me encantaban, me sentía como en casa. Aprendí mucho sobre quiénes somos en realidad y de dónde venimos. Quién es nuestro Padre y de qué estamos hechos. Más tarde, para intentar ser “normal” y “encajar” en la sociedad, enterré todas estas lecturas un tanto “oscuras” y me dediqué a trabajar como ingeniero de calidad en el sector de la automoción. No me preguntéis si me gustaba. Era lo correcto y encajaba en el molde construido para mí. Ganaba mi dinero y tenía un puesto de ingeniera.

Sin embargo, un buen día, tuve mucha suerte, muchísima. En mi segundo embarazo, me quedé de trillizos. Ya tenía un niño y en el segundo encargué tres de golpe. En otras palabras, me salí del molde: Familia de 2 niños en los que ambos padres tienen que trabajar para sustentar a la familia y hacer cosas “normales”: vacaciones dos veces al año, comprar mejor tele, mejor sofa, lo que haga falta!. Así que mi vida se puso del revés, tal cual. He de confesar que al principio me rebelé contra mi suerte. No es fácil darse cuenta que no encajas. Estuve dos años en modo supervivencia “on” y me dediqué a los niños.

Tras este periodo, llamémosle de incubación, renací. Cual ave Fenix. Me gusta este simil porque así me siento. A raíz de ser madre de familia numerosa, me di el “permiso” de desechar el molde que me había puesto la sociedad (y que yo había aceptado). Empecé a pensar en ser freelance y dedicarme a un sueño que siempre me había perseguido pero que no le hacía mucho caso: ser terapeuta, escribir, estudiar y enseñar los principios del universo acercando la ciencia a la espiritualidad.

De pequeña me encantaba la física, la química, la biología y la filosofía (de hecho, si me hubiera creído libre hubiera estudiado psicología). Así que, mi pasión es ayudar a las personas a encontrarse a sí mismas, con el fin de, que desarrollen todo su potencial. Nos pasamos la vida buscando fuera, esperando el momento y lugar oportunos, dejando pasar los mejores momentos ante nuestros ojos. Así que, ayúdame a cumplir mi propósito de vida y quédate por aquí, visitando el blog y dejándome algún comentario. Sobre todo, déjate inspirar y siéntete un poquito más libre.

¡Muchísimas gracias por estar aquí!

Con amor ♥,

Cristina Nadal 

error: El contenido de esta Pagina Web está protegido